lunes, 27 de abril de 2009

¿Qué es la influenza?

La influenza, también conocida como gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa, causada por los virus de la influenza o gripe. Ésta ataca el tracto respiratorio en los humanos (desde la nariz, pasando por garganta y los pulmones). La enfermedad puede variar de leve a grave e incluso provocar la muerte en ciertos casos.
Si bien la mayoría de las personas en buen estado de salud se recuperan de la influenza en 1 a 2 semanas sin complicaciones, algunas, como las de 3ra edad, los niños pequeños y aquellas que padecen ciertas afecciones crónicas de salud, tienen un mayor riesgo de complicaciones serias.
La gripe generalmente empieza de manera súbita e incluye los síntomas siguientes:
* Fiebre (por lo general alta)
* Dolor de cabeza
* Cansancio
* Tos
* Dolor de garganta
* Secreción o congestión nasal
* Dolores en todo el cuerpo
* Pueden presentarse diarrea y vómito, aun cuando estos síntomas son más comunes en los niños.
Estos síntomas se conocen como “síntomas de la gripe”. Hay muchas otras enfermedades, entre ellas el resfriado, que pueden tener síntomas similares.
Millones de personas en los Estados Unidos (5 -20% de la población) se contagian de influenza anualmente. De ellos, más de 200.000 deben ser hospitalizados y cerca de 36.000 mueren por complicaciones de esta. Cualquier persona puede infectarse y pueden presentarse problemas severos a cualquier edad.
Las personas de más de 65 años, aquellas con cualquier enfermedad crónica, así como los niños pequeños son más propensas a tener complicaciones por influenza. Neumonía, bronquitis, sinusitis y otitis son ejemplos frecuentes de sus complicaciones. La gripe puede condicionar que problemas crónicos de salud empeoren; por ejemplo, pacientes asmáticos pueden experimentar crisis al contagiarse de gripe y pacientes con insuficiencia cardíaca pueden empeorar su condición desencadenado por la influenza.
Foto Cortesía:

Vacuna contra el Neumococo en Venezuela y América del sur

El Neumococo (Streptococcus pneumoniae), es un microorganismo patógeno capaz de causar diversas infecciones y procesos invasivos severos en seres humanos, especialmente en los niños. El Neumococo es una bacteria que reside en la nariz y en la parte trasera de garganta en un 40% a 60% de niños normales (RPP) pero bajo ciertas circunstancias puede convertirse en un problema y causar enfermedades tan serias como la meningitis, neumonías, sepsis o infección de la sangre y la otitis media.
En todo el mundo la streptococcus pneumoniae provoca la muerte de hasta un millón de niños menores de cinco años, el 90 por ciento de ellos en países en desarrollo. Muchas de esas muertes podrían evitarse con la vacuna contra el neumococo, desarrollada a fines de los años noventa, pero que por su elevado costo, de unos 50 dólares, está fuera del alcance de la población de la mayoría de los países.
Según un informe divulgado (RPP) en el Segundo Simposio Regional del Neumococo que comenzó en Sao Paulo, anualmente se registran en América Latina 1,6 millones de casos de enfermedades causadas por la bacteria del neumococo, mata a 18.000 niños al año, dos niños cada hora. Causa no uno, sino cuatro importantes enfermedades: otitis, neumonía, sepsis y meningitis, tres de los cuales pueden ser mortales.
El informe agregó que la vacunación a gran escala de niños en Latinoamérica evitaría más de la mitad de todos los casos de enfermedad y muerte causados por el neumococo en la región. Si la vacunación llegase al 92% de los niños, salvaría la vida de 9.478 de ellos al año.
En Venezuela el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) sería el ente responsable de hacer efectiva una eventual vacunación gratuita contra el Neumococo en los niños, lo que actualmente no sucede. Pero según reportan varios medios se encuentran realizando los estudios técnicos y las pruebas correspondientes para incorporar en el esquema nacional de inmunización la vacuna contra el Neumococo, para lo que sería necesario cumplir con las disposiciones sanitarias que establece la OPS para la adquisición masiva de esta vacuna.
Foto Cortesía:

Enfermedades respiratorias, primer motivo de ausencia laboral

Las enfermedades respiratorias tendrán en los próximos años una evolución claramente alcista, con especial repercusión en oficinistas, debido al creciente número de fumadores y el mal estado de los aires acondicionado en oficinas y comercios.
Los trastornos respiratorios irán en aumento en los próximos años. Factores como el envejecimiento de la población, el fenómeno de la inmigración, que conlleva un potencial de marginación, la falta de mantenimiento en filtros de aire acondicionado y el tabaquismo activo y pasivo, que en la actualidad es responsable de un 25% de las muertes prematuras, serán factores favorecedores de la prevalencia de las patologías respiratorias.
Las perspectivas futuras también indican que factores como el urbanismo creciente, el estilo de vida acelerado, el cambio climático y otros factores medioambientales, se asocian a un aumento de enfermedades respiratorias.La atención de enfermos respiratorios crónicos se está convirtiendo en un asunto de primer orden. En los últimos años pocas enfermedades han supuesto un problema de salud laboral equiparable al asma. A ellos se une el alto índice apnea del sueño y de enfermedades pulmonares de base inmunológica.
Los sistemas de aire son el caldo de cultivo perfecto para la reproducción de contaminantes biológicos, debido a sus espacios cerrados, temperatura constante, humedad y suciedad como nutrientes. Los sistemas de aire acondicionado se componen de muchas partes mecánicas, depósitos y metros de ductos, que con el paso del tiempo acumulan polvo, suciedad, bacterias, hongos, mohos y hasta roedores y cucarachas muertas, lo cual hace que al salir el aire este altamente contaminado.
La limpieza preventiva de estos sistemas, en comercios u oficinas podría frenar un poco el proceso.Pero no debe quedarse hasta allí, hay muchas empresas ya que se han dado a la tarea de crear normas que impidan que en espacios cerrados sus empleados fumen. Iniciativas como estas deben ser fomentadas, y muchas otras más incentivadas para lograr tal objetivo. Cuidar el aire que respiramos.
Foto Cortesía:

martes, 7 de abril de 2009

Alternativas de tratamiento

En las últimas décadas la industria farmacéutica se ha preocupado por la búsqueda y la síntesis de diversas sustancias que aumentan la capacidad del sistema inmunitario para combatir las infecciones y las enfermedades, es decir, sustancias que activan a células especializadas del organismo para que nos protejan contra una importante cantidad de bacterias y virus, las cuales pueden desencadenar diferentes patologías, entre ellas las Infecciones Respiratorias Agudas y sus posibles recaídas.
Para el logro de este objetivo, existen alternativas terapéuticas en el mercado venezolano denominadas inmunoestimulantes, los cuales activan la producción de inmunoglobulinas en el torrente circulatorio, lo que favorece los mecanismos de protección inmunológica local y sistémica contra la agresión de agentes bacterianos y virales responsables de los cuadros infecciosos de las vías respiratorias.
Este tipo de medicamentos compuesto por lisados bacterianos liofilizados, actúan a través de la inmunoglobulina secretora, cuando se pone en contacto con la misma bacteria, ayudan a que el organismo produzca anticuerpos contra ese antígeno. Además, este tipo de tratamiento es absolutamente seguro de usar con antibióticos pues no tiene ninguna condición de incompatibilidad medicamentosa.
Fuente Imagen:
http://1.bp.blogspot.com/_Mrln844jXwQ/RtUPTg2H7_I/AAAAAAAAEaQ/NINGxs0AMZ4/s320/corazonhiper.jpg

Transmisión

El modo de transmisión más frecuente es por vía aérea, por contacto directo mediante la saliva y en particular al estar expuesto a la tos de una persona infectada. El virus gripal puede persistir en un espacio cerrado durante horas, especialmente en ambientes fríos y húmedos. Su período de incubación es corto, habitualmente entre 1 a 5 días.
La enfermedad se define como un proceso febril agudo de las vías respiratorias, caracterizado por comienzo brusco, con fiebre de 2 a 5 días de duración, dificultad para respirar, escalofríos, cefalea, dolores musculares, dificultad para tragar, faringitis, dolor de oídos. La tos es un síntoma casi constante, a menudo intensa, persistente e inicialmente seca.
Su mayor importancia estriba en la rapidez con que se propaga en forma epidémica e incluso pandémica, afectando a un gran número de personas en forma simultánea, por lo que se elevan los índices de mortalidad, aun cuando la letalidad sea baja. En esta última, juega un rol importante la edad de los pacientes, ya que sus complicaciones más temibles, la neumonía y bronconeumonía bacterianas, atacan de preferencia a los ancianos.

Enfermedades respiratorias un problema de salud pública

Las enfermedades respiratorias constituyen un importante problema de salud pública por su elevada frecuencia y su alta morbi-mortalidad. Afectan anualmente a más de un 20% de la población, son la primera causa de consulta médica en atención primaria y son responsables de un 30% o más de las consultas ambulatorias que se llevan a cabo en el país.
Además, los problemas respiratorios son el segundo motivo por el que se realizan visitas a los servicios de urgencias de los hospitales, representan alrededor del 20% de los ingresos hospitalarios y suponen, globalmente, la tercera causa de mortalidad en los países desarrollados, ocasionando un 10 a 12% de los fallecimientos que se producen cada año.
El asma y la EPOC son dos de las entidades respiratorias crónicas más frecuentes. El asma es un importante problema de salud por su elevada incidencia (más del 5% de la población) y por su gran repercusión social. Afecta sobre todo a los niños y los jóvenes, con importantes costes directos e indirectos y, en consecuencia, un gran impacto económico para el sistema nacional de salud. La EPOC también es un trastorno muy prevalente y que se asocia con una elevada morbi-mortalidad.
Estudios recientes señalan que afecta, en nuestro país, al 9% de la población de edad comprendida entre los 40 y los 70 años, lo que implica que más de un millón de personas en esta franja de edad la padecen. Además, actualmente es la cuarta causa de muerte y esta mortalidad no ha dejado de aumentar, a diferencia de lo que ocurre con otras enfermedades crónicas, en los últimos 10 años.

viernes, 3 de abril de 2009

Enfermedades del aparato respiratorio - Causas Principales

El incremento de las enfermedades respiratorias se debe a múltiples razones, fundamentalmente a factores como: la polución atmosférica debido a la constante emisión de productos contaminantes que han surgido como consecuencia de la explotación industrial; tabaco es el primer causante de enfermedades del aparato respiratorio, desde el cáncer de pulmón hasta obstrucciones pulmonares crónicas; el auge de enfermedades infecciosas la aparición de nuevas enfermedades como el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) http://www.geocities.com/medicos76/infeccionviral.html así como también el rebrote de enfermedades infecciosas que se creían erradicadas es otra de las causas que ha supuesto el aumento de enfermedades del aparato respiratorio.
Otros de los factores considerados como causantes de las enfermedades respiratorias son: cambio de condiciones climáticas el calentamiento global de la tierra ha supuesto la extensión de enfermedades en zonas donde antes no se producían; aumento de enfermedades que disminuyen el sistema inmunológico la aparición o el incremento de enfermedades como el SIDA - Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, el síndrome pulmonar de Hantavirus, o los cánceres han supuesto el incremento de pacientes con un sistema inmunológico más frágil, que permite la expansión de enfermedades infecciosas.
Estudios han determinado que la neumonía es la principal causa de consulta médica con una incidencia de 10 a 12 casos/1 000 personas al año por lo que la neumonía se convierte en la principal causa de muertes dentro del conjunto de enfermedades respiratorias entre las que también destacan la Rinofaringitis, Laringotraqueítis, Bronquiolitis, Faringoamigdalitis y Otitis media.
Fuente Imagen: